fbpx
Mié, 30 Septiembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

Ingeniero caraceño “bota” la versión policial del incendio en catedral de Managua

El caraceño William Marín es ingeniero químico de profesión y rechaza la versión policial acerca del incendio provocado en la catedral de Managua, pues indica que la hipótesis brindada por los agentes del orden es totalmente irracional, si se a la luz de la ciencia.

Marín realizó su análisis según la teoría básica de la química y señala que “el alcohol isopropílico tiene un punto de inflamación de 12 °C, un punto de ignición equivalente a 425 °C, los límites de explosividad entre 5.5 y 36.5 vol % ¿Qué quiere decir todo esto? Que si la versión de la Policía fuera real, que los gases acumulados en el ambiente de la capilla más la temperatura de 36 °C, y la energía suministrada por una vela en forma de calor, fueron los elementos que causaron el incendio, esto no lo podría creer ni un neófito en química. ¿Cuál es la verdad?

Leer más:Nuncio apostólico se pronuncia sobre incendio en Catedral de Managua

1-. La concentración utilizada para desinfección oscila entre 70 - 80%, ahí la primera mentira de ellos, sabiendo que “todo se evaporó y quemó” no tienen forma de comprobar esa concentración.

2-. A los 12 °C el alcohol produce suficientes vapores que al mezclarse con el aire se inflamarían al aplicar una fuente de calor. Ese incendio se hubiera generado hace mucho tiempo, desde que aplicaron esa medida sanitaria en la iglesia.

Leer más:Policía divulga supuesta versión de testigos en el incendio de Catedral

3-. El límite de explosividad oscila entre 5.5 y 36.4 vol %, asumiendo que la capilla tiene un área de 10 metros cúbicos, sin ventilación, un espacio completamente confinado, se necesitarían de 550 a 3650 litros evaporados para que se pueda producir el incendio.

4-. La capilla tiene la suficiente ventilación para que las pequeñas cantidades de gases evaporados puedan dispersarse en el ambiente.

“De esta forma, utilizando la lógica, conceptos y realidad se bota a la basura esa absurda versión de la Policía Orteguita“, indica el análisis de Marín.