Foto de Archivo. Sep. 23, 2012. Un pirata somalí delante de un barco de pesca taiwanés secuestrado, por el cual recibieron rescate antes de liberar a la tripulación.

Piratas somalíes secuestraron su primer barco comercial en cinco años, después de que un carguero con bandera de Sri Lanka desapareció frente a la costa del país africano.

Este martes, en conversación telefónica con el Servicio Somalí de la VOA, uno de los piratas exigió "compensación" por el aumento de la pesca ilegal en aguas somalíes. El buque secuestrado está anclado frente a Alula, una población en el norte de Somalia, en la región de Puntland.

El individuo que habló con la VOA dijo que siete hombres participaron en el ataque, y aseguró que él y el resto del grupo son pescadores y no piratas. "Hemos decidido como pescadores locales combatir la pesca ilegal. Hemos tomado las armas para defendernos y continuaremos haciéndolo", señaló el hombre, que declinó dar su nombre y tampoco sugirió a cuánto asciende la compensación que exigen.

Sobre los tripulantes del barco secuestrado, dijo: "No es nuestro principio matarlos. Ellos están bien de salud. Los estamos cuidando. Nosotros perseguimos a quienes los enviaron, para asegurarnos que nunca vuelvan".

El buque Aris 13, envió una señal de auxilio el lunes antes de apagar su sistema de rastreo y alterar el curso hacia el puerto de Alula, dijo a la agencia Reuters, John Steed, del grupo Oceans Beyond Piracy.

La piratería frente a la costa de Somalia había declinado en años recientes, y los piratas no habían secuestrado un barco comercial desde 2011. Ese año, en el punto máximo de sus hazañas criminales, los piratas somalíes lanzaron 237 ataques frente a la costa del país ubicado en el Cuerno de África, convirtiéndolo en el lugar más peligroso para la piratería marítima, según el International Maritime Bureau.

En 2011, la NGO global One Earth Future Foundation estimó que la piratería en la costa somalí costaba entre $6.600 a 6.900 millones. El barco es de propiedad de la compañía panameña Armi Shipping y es administrado por Aurora Ship Management, una empresa de los Emiratos Árabes Unidos, según el sitio web de datos navieros Equasis.

Stuart Rivers, director ejecutivo de Sailor's Society, una organización sin fines de lucro que ayuda a marineros, dijo que fue angustioso escuchar que los piratas han vuelto a actuar frente a la costa de Somalia.

"Esos incidentes pueden dejar sobrevivientes y familias, que a menudo provienen de las comunidades más pobres del mundo, con traumas de mucho tiempo y sin poder continuar proveyendo a sus familias", indico Rivers en un correo electrónico.

Con información del Servicio Somalí de la VOA