Stereo Romance

Los tres están en un restaurante de comida rápida llamado Jollibee, y las dos niñas comen pollo. El asunto es que el padre de familia no tenía suficiente dinero para comprar tres comidas, así que se sentó a verlas comer.

Jhunnel Sarajan capturó el momento y se tomó el tiempo de hablar con este gran padre, quien le dijo que había sufrido un ataque al corazón y solo él cuida a sus dos hijas. El hombre en la foto se llama Ryan Arebuabo, y vive en una casa pequeña con sus dos hijas.

“No pude contener mi emoción cuando los vi en Jollibee... esta foto es sobre el amor de un padre. Una descripción de auténtico desinterés”, escribió Sarajan en Facebook.

Un medio de comunicación buscó a la familia para obtener más detalles. Resulta que el padre vive en Tondo, Manila, en una “cabaña de 4 metros cuadrados hecha de tablas y láminas oxidadas”. Arebuabo, de 38 años, tuvo un ataque hace unos años. Quedó incapacitado para trabajar y más tarde su esposa lo dejó solo con sus dos hijas: Rose May y Rose Ann.

La hermana menor de Arebuabo dio a conocer que a pesar de todos los esfuerzos de su hermano por reconquistar a su esposa, no tuvo éxito; aunque pudo quedarse con la custodia de sus hijas.

Rose May tiene 6 años y acude al jardín de niños. Rose Ann tiene 8 años y está en segundo de primaria.

“A pesar de su condición, es un padre dedicado que persevera para llevar comida a su mesa y darles educación a sus hijas. Ambas estudian en la escuela primaria José Corazón de Jesús”. Arebuabo se despierta todos los días a las 5 de la mañana para preparar a sus hijas y luego ganarse la vida.

Gana alrededor de 2 a 4 dólares al día en su pequeña tienda, y además recibe asistencia del gobierno, alrededor de 44 dólares al mes, para comprar alimentos y mantener a sus hijas en la escuela. Sobre la foto, Arebuabo dijo que decidió llevarlas al local de comida rápida para celebrar la próxima graduación de Rose May. “Las dos ordenaron sus comida favorita, muentras su padre satisfizo su hambre mirándolas disfrutar su comida”.

El medio escribió que Arebuabo quería probarle a su esposa ausente y al resto del mundo que puede continuar siendo un buen padre para sus hijas, a pesar de haber sido casi incapacitado por el infarto.

padre